BOMBAZO: Porsche compra el 50 por ciento de Red Bull Racing

Apenas 48 horas antes del inicio del GP de Hungría, última cita de la temporada previa a las vacaciones veraniegas, se ha producido una noticia que ha sacudido el paddock. Según recoge un documento oficial, el fabricante alemán Porsche ha adquirido el 50% de Red Bull Racing.

A la espera de la confirmación formal que, presumiblemente llegará el próximo mes, se da por hecho que la firma germana se convertirá en el suministrador de motores del equipo austriaco de Fórmula 1. Por tanto, ambos gigantes unen sus caminos en la especialidad, tal y como deseaban desde hace tiempo.

Para que la operación pudiera materializarse debía obtener el aprobado de las autoridades anti-cartel mundiales. Se trata de un requisito con el que se persigue que este tipo de transacciones entre compañías cumplan con todas las leyes del mercado en esta materia. Por estas cuestiones, además de en la Unión Europea, la solicitud de adquisición se ha tenido que presentar en una veintena de países fuera del Viejo Continente.

Marruecos desvela la operación 

De una de esas naciones, Marruecos, ha partido el bombazo informativo. No en vano, su ordenamiento jurídico obliga a la publicación de esta clase de documentos tras ser aprobados. En concreto, el ‘Conseil de la Concurrence’, tras exigir a Porsche y Red Bull que detallaran los aspectos del pacto, ha sido el organismo que ha difundido -como está estipulado- el texto.

En el mismo se recoge que Porche le notificó al Conseil el pasado 8 de julio una asociación por diez años con Red Bull, insinuando que el convenio se dará a conocer formalmente el 4 de agosto. A pesar de que sólo se precisa la adquisición del 50% de Red Bull Technology, es un secreto a voces que la alianza se extenderá al programa de la escudería de Fórmula 1, verdadero objeto de la operación.

De esta inesperada forma, las autoridades norteafricanas se han adelantado –involuntariamente- a la comunicación del retorno de Porsche al Gran Circo. Cabe recordar que el anuncio oficial debía haberse producido hace tres semanas, en concreto, durante el GP de Austria.

Sin embargo, la FIA no aprobó el nuevo reglamento de los motores de 2026, prevista para el pasado 29 de junio. Y, precisamente, la materialización oficial de esa modificación normativa es una condición impuesta por los alemanes para dar a conocer su incorporación a la Categoría Reina. Pues bien, todo hace indicar que la luz verde de ambas cuestiones lucirá en el GP de Bélgica.

¿Cuál será el destino de AlphaTauri? 

El gran interrogante que se plantea ahora hace referencia a AlphaTauri. Puesto que el convenio no menciona al hermano menor de Red Bull, se desconoce qué planes de futuro le aguardan. Lo más lógico sería que, como la estructura de la bebida energética, también incorporara las unidades de potencia de Porsche.

De hecho, los fuertes lazos y estrecha colaboración entre ambas formaciones han resultado notorios desde su creación. Si no fuera así, otra opción pasaría por convertirse en la escudería de Porsche. Aunque parezca más remota, también podría transformarse en el equipo de Honda, previa compra por parte de los japoneses. Lo que sí está claro es que la estructura de Faenza permanecerá bajo control absoluto de Red Bull.

Reverdecer viejos laureles en la F1 

Porsche militó como proveedor de motores en la Fórmula 1 entre 1958 y 1964 en 35 Grandes Premios, logrando una victoria, una pole y cinco podios. Casi veinticinco años después, bajo la denominación ‘TAG Porsche’ conquistaron las coronas de Constructores de 1984 y 1985, siendo subcampeones en las dos temporadas posteriores. ¿Volverán a descorchar el champán?

Imágenes: Red Bull Racing.