5 carreras legendarias en las 24 Horas de Le Mans

A lo largo de 96 años y 86 ediciones, las mejores carreras de las 24 Horas de Le Mans explican por qué está considerada la cita más famosa y exigente del Motorsport. Se trata de hazañas que han forjado la leyenda de una prueba única donde además nació la ceremonia del champán.

 

 

En ellas, los pilotos convertidos en héroes, superaron los hercúleos desafíos que presenta la legendaria competición de resistencia. El tráfico en la pista, los constantes adelantamientos, el cansancio, el traicionero trazado –parcialmente carreteras secundarias de la región- de La Sarthe, los relevos nocturnos, la velocidad y la posible lluvia constituyen los principales enemigos de los participantes.

Obviamente, junto a los corredores destacaron las máquinas de marcas míticas como Porsche, Ferrari o Mercedes, que alcanzaron allí el Olimpo de las cuatro ruedas.

La carrera de los récords de Porsche

Un año después de estrenar su exitoso palmarés que la convertiría en la marca más laureada en Francia, Porsche destrozó varios récords en 1971. Así, la Armada Alemana copó las tres primeras plazas de la parrilla en la sesión de clasificación.

Rodríguez y Oliver se impusieron con su 917K, marcando un estratosférico crono de 3:13.9. Pero el dominio aplastante durante la carrera fue aún mayor. Firmaron un doblete y siete de los diez primeros portaban la insignia de Stuttgart.

 

 

Por cierto, el 917K número 22, compartido por el austriaco Helmut Marko y el holandés Gijsbert van Lennep, recorrió 5.335,313 metros en 397 vueltas. Dicha distancia jamás se había completado hasta entonces. Por último, uno de aquellos misiles teutones estableció una plusmarca de velocidad media: 250 km/h.

La Triple Corona de Graham Hill

El piloto británico de  Fórmula 1 Graham Hill protagonizó en 1972 otra de las mejores carreras de las 24 Horas de Le Mans. A pesar de sus 43 años, el inglés perseguía el sueño de conquistar la Triple Corona.

Apodado Mr. Mónaco por sus cinco victorias (1963, 1964, 1965, 1968 y 1969) en el Principado, también venció en las 500 Millas de Indianápolis de 1966.  Por tanto, solo le restaba conquistar la mítica prueba francesa para lograr algo que nadie había conseguido.

 

 

A bordo del Matra-SIMCA MS670 número 15, que compartió con el francés Henri Pescarollo se lanzó camino del Olimpo del Motorsport, cuyas puertas se abrieron de par en par. Concluyeron primeros con 344 giros, ¡once más! que sus compañeros del coche 14, Francoise Cevert y Howden Ganley. A día de hoy, nadie ha igualado su gesta.

Un insospechado triunfo de McLaren

Tas solo cuatro años después del tercer y último título de Ayrton Senna en la Fórmula 1 con McLaren, el jefe de esta escudería, Ron Dennis, tenía un nuevo objetivo deportivo. Quería debutar con triunfo en la clase GT-1 en La Sarthe en 1995. Invirtió importantes recursos tecnológicos y humanos en el desarrollo del proyecto McLaren F1 GTR. Sin embargo, su objetivo superó las expectativas.

 

 

Porque el cohete negro se llevó el primer puesto en la categoría absoluta. Derrotó a Mario Andretti y su todopoderoso Courage C34, que acabaron en segunda posición. En una cita terrorífica, marcada por una fuerte lluvia, el piloto de F1 finlandés JJ Lehto, el japonés Masanori Sekiya y el galo Yannick Dalmas, sellaron un 18 de junio una de las mejores carreras en las 24 Horas de Le Mans.

El final más emocionante

Después de tres décadas y un sinfín de fracasos, por fin en 2016 Toyota acariciaba la gloria. Apenas restaban cinco minutos para la bandera a cuadros. Y todo parecía hecho para el prototipo TS050 Hybrid número 5 conducido por Kazuki Nakajima.

El japonés rodaba con una considerable ventaja frente a su lejano perseguidor, el Porsche 919 Hybrid número 2. El oriental ya soñaba con el final del maleficio para la marca de su país y con el champán.

 

 

Sin embargo, el sueño se tornó en pesadilla. Su coche se detuvo por un fallo en la línea de meta cuatro minutos, es decir a un giro para la conclusión. Con desesperación, vio cómo el misil alemán le superaba. La tragedia se había consumado para los japoneses. Ese 17 de junio, se vivió otra de las mejores carreras en las 24 Horas de Le Mans y una de las llegadas más emocionantes.

Alonso conquista el ansiado título para Toyota

Tuvo que ser la magistral actuación de Fernando Alonso, la que pusiera fin a la maldición que perseguía a Toyota en la carrera más dura del Planeta. Se produjo el 17 de junio en 2018. Así las cosas, 33 años, 17 participaciones y un sinfín de fracasos e infortunios después, el español se convirtió en el héroe para la escudería japonesa.

 

 

A bordo del TS050 Hybrid dorsal 8 que compartió con Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima, les entregó el ansiado trofeo a los orientales. Y es que cuando todo parecía perdido durante la noche, emergió el piloto asturiano. Merced a un relevo sensacional y bajo la lluvia, certificó una remontada antológica en otra de las mejores carreras de las 24 Horas de Le Mans.

Imágenes: Jacqalan, Tumblr.com

 

 

Dejar una opinión