5 momentos inolvidables en el GP de España de Fórmula 1

Desde 1951, el Gran Premio de España de Fórmula 1 ha sido el escenario de actuaciones memorables de grandes campeones. Juan Manuel Fangio, Ayrton Senna, Michael Schumacher, Lewis Hamilton o Fernando Alonso son algunos de sus autores.

 

 

Sus gestas han tenido lugar en un total de cinco sedes que se reparten las 48 ediciones de la carrera disputada en nuestro país. La Historia arranca en Pedralbes (1951, 1954) y Montjuïc (1969, 1971, 1973 y 1975), dos trazados urbanos en Barcelona.

 

 

Posteriormente, llegó el turno del madrileño Circuito del Jarama (1968, 1970, 1972, 1974, 1976-1979). Más tarde, fue la hora de Jerez de la Frontera (1986-1990). Y, por último, tomó el relevo definitivo el asfalto de Barcelona-Cataluña (1991-actualidad).

 

 

Acompáñanos en este apasionante viaje al ayer y hoy de un evento que sintetiza la esencia del Motorsport. Por cierto, con motivo de la carrera de casa que se disputa este fin de semana, aquí puedes leer nuestro Previo del GP de España F1 2019.

Pedralbes 1951: La F1 debuta en España

Tan solo una temporada después del nacimiento del Mundial, el Gran Circo llegó a nuestra tierra. El Circuito Urbano de Pedralbes (Barcelona), acogió la séptima y última cita de 1951. Fue el escenario del triunfo de Juan Manuel Fangio y de su primera coronación como monarca de la Categoría Reina. Nacía así el Gran Premio de España de Fórmula 1.

 

 

En esa memorable carrera, ‘El Chueco’ dejó boquiabiertos a los espectadores. Aventajó en 54,28 segundos a José Froilán González (Ferrari) y en casi ¡dos minutos! al tercero, su compañero y vigente campeón, Nino Farina.

 

Barcelona 1991: Duelo Senna-Mansell

El Gran Circo aterrizó por primera vez en el Circuito de Barcelona-Cataluña en 1991. Y su debut no pudo resultar más espectacular. El asfalto de Montmeló acogió una batalla memorable. Tuvo lugar un inolvidable 29 de septiembre de 1991, cuando dos colosos como Nigel Mansell y Ayrton Senna libraron una intensa pugna durante varias vueltas.

 

 

El combate, que generó literalmente chispas, tuvo su desenlace en un épico ‘rueda a rueda’ a más de 300 km/h al final de recta. Desde aquella jornada, las imágenes de los dos monoplazas separados por escasos milímetros se mantienen como uno de los iconos de la especialidad. Aunque sea lo menos, el León Británico (Williams) sumó su 21ª victoria en la categoría. Y de paso, se ‘vengaba’ de la derrota sufrida un lustro antes a manos del paulista en el Autódromo de Jerez en 1986.

 

 

 

Barcelona 1996: Primera victoria de Schumi en Ferrari

Tras su fichaje por La Scuderia, Michael Schumacher solo necesitó siete carreras para ganar vestido de rojo. El alemán impartió una lección magistral bajo un diluvio universal en el Gran Premio de España de Fórmula 1 de 1996.

 

 

Convertido en un mar de incidentes, el asfalto fue testigo de la retirada de 12 bólidos y una decena de colisiones. Fruto de su descomunal talento, el Káiser aventajó en 45,302 segundos a su más inmediato perseguidor, Jean Alesi. A día de hoy se mantiene como una de las mayores exhibiciones en mojado.

Barcelona 2013: Último triunfo de Alonso 

Después de ganar con Renault en 2006, Fernando Alonso aguardó siete años para descorchar nuevamente el champán en otro Gran Premio de España de Fórmula 1. A los mandos de su Ferrari, el héroe asturiano arrancó quinto detrás de los dos Mercedes, de un Red Bull y de un Lotus. Pero a pesar de esa posición de partida, el ovetense quería darle una alegría a sus paisanos.

 

 

Tras apagarse el semáforo, comenzó la remontada. Apenas recorridos unos metros, ya rodaba tercero. Lewis Hamilton (Mercedes) y Kimi Raikkonen (Lotus) habían sido sus primeras víctimas. Después le tocó el turno al Red Bull de Sebastian Vettel, gracias a un undercut de libro. Para delirio de las gradas, más tarde dejó atrás al W04 de Nico Rosberg, conquistando su 32ª y última victoria en la Fórmula 1.

Barcelona 2016: Choque de los Mercedes y triunfo de Verstappen

Tras dominar en los dos primeros años de la era híbrida (2014, 2015), Mercedes también contaba en el tercer curso con un monoplaza imbatible. Así las cosas, en 2016 se reeditaría la particular guerra fratricida entre sus dos pilotos: Lewis Hamilton y Nico Rosberg. La tensión entre ambos tuvo su punto culminante, precisamente, en el Gran Premio de España de Fórmula 1 de aquel año. El alemán superó en los primeros metros a su compañero inglés en la tercera curva del primer giro.

 

 

Molesto por la maniobra, el británico trató de recuperar la posición de forma visceral. Como resultado, los dos coches de la marca de la estrella quedaron fuera de combate al colisionar entre sí.

 

 

El gran beneficiado del incidente fue un adolescente llamado Max Verstappen. El holandés, que debutaba en esa prueba al volante de un Red Bull, estrenó su palmarés de triunfos el 16 de mayo de aquel año. Y de paso, se convirtió en el piloto más joven -18 años y 228 días- en ganar una carrera de Fórmula 1.

 

 

El neerlandés que había desbancando de ese trono a Sebastian Vettel, también pasó a ser el primer corredor de los Países Bajos que pisaba lo más alto del cajón.

 

Jarama 1981: Último triunfo de Gilles Villeneuve

Para finalizar, hemos reservado una de las mejores carreras de la Historia. Se trata del Gran Premio de España de Fórmula 1 de 1981, disputado el 21 de junio en el madrileño Circuito del Jarama. Aquel memorable día, Gilles Villeneuve certificó su última victoria en la especialidad. Apenas un año después moriría en el Gran Premio de Bélgica de 1982.

 

 

A pesar de contar con un monoplaza sensiblemente inferior a los del grupo perseguidor, el Ferrari 126C, mantuvo la cabeza de la carrera hasta el final. Selló una exhibición defensiva asombrosa.

Las dentelladas de Carlos Reutemann, John Watson, Jacques Laffite y Elio de Angelis se encontraron con las frenadas brutales y la valentía del héroe norteamericano.

 

 

Villeneuve cruzó la meta con un margen de 0,2 segundos sobre Laffite. Tras ellos, Watson a 0,5 segundos y Reutemann a 1 segundo del ganador. Cerró el quinteto De Angelis con una desventaja de 1,24 segundos. Se vivió una llegada con cinco monoplazas separados por poco más de un segundo.

Imágenes del ‘Gran Premio de España de Fórmula 1’: Red Bull.

 

Dejar una opinión