6 Horas de Spa: Alonso acaricia el título del WEC tras ganar bajo la nieve

Victoria del Toyota número 8 de Fernando Alonso, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima en las 6 Horas de Spa del Mundial de Resistencia (WEC) 2018-2019 disputadas este sábado en el Circuito de Spa-Francorchamps (Bélgica).

El Rebellion #3 (Menezes, Berthon y Laurent) y el SMP #11 ( Vandoorne, Petrov y Aleshin) han completado el podio. Por su parte, el TS050 #7 de ‘Pechito’ López, Kamui Kobayashi y Mike Conway ha terminado sexto tras una avería.

 

 

De ese modo, la tripulación encabezada por Alonso tiene encarrilado el título tras abandonar Valonia con 31 puntos de ventaja sobre sus rivales del prototipo 7.

Hasta la fecha suman cuatro victorias, una este mismo escenario valón en 2018, las 24 Horas de Le Mans del año pasado y 1.000 Millas de Sebring y No obstante, todo se decidirá en la ronda final en Francia, que se celebra del 15 al 16 de junio.

 

 

La séptima y penúltima cita del curso, donde Toyota Gazoo Racing se ha proclamado Campeón por Equipos, ha estado marcada por las inclemencias climatológicas.

La lluvia, el granizo e incluso la nieve convirtieron el asfalto en una pista de hielo y la carrera en una prueba de supervivencia deportiva. Como aperitivo a lo que estaba por llegar, el trazado valón se había despertado transformado en una postal navideña.

 

 

Ante esas condiciones, solo los más talentosos y afortunados podían salir airosos de un reto hercúleo como éste. Manos de seda y nervios de acero para ganar la Batalla de las Ardenas, como ya sucediera en estos hermosos parajes durante la II Guerra Mundial.

El diluvio y un error en boxes con el Toyota de Alonso

En la salida de las 6 Horas de Spa, el TS050 número 7 de Conway hizo valer la pole position para defenderse de los ataques del otro Toyota, el #8 de Alonso, pilotado por Buemi. Ambos rodaban separados por una distancia mínima de apenas un segundo.

 

Pero solo habían transcurrido cinco minutos de la bandera verde cuando comenzó a diluviar. Respuesta inmediata de los equipos. Paso por boxes masivo para cambiar los neumáticos lisos por los compuestos de lluvia. Llegaba el primer momento clave de la jornada.

 

 

Los dos prototipos japoneses entraban simultáneamente al pit lane. El primero de ellos, el #7 realizaba la maniobra sin problemas. Sin embargo, incomprensiblemente no estaban listos los ‘zapatos’ del Toyota #8.

Como resultado de la negligencia, abandonaban los boxes con una desventaja superior a los 20 segundos sobre el prototipo 7. Tocaba remontada para la alineación de Alonso, algo que consiguieron con un gran ritmo y con la ayuda de una pequeña salida de pista del coche 7 de Conway.

Repostaje de emergencia y sanción para Alonso

La segunda intervención del safety car provocada por un accidente de Tom Dillmann, alteraba de nuevo el curso de los acontecimientos. El pit lane se había cerrado y el prototipo de Alonso (número 8) necesitaba repostar. Apenas les quedaba combustible. Ante esa coyuntura realizaron una parada de emergencia en la que está prohibido cambiar las ruedas.

 

 

Con esa maniobra recibían una sanción de cinco segundos en las 6 Horas de Spa. Por si esto fuera poco, el semáforo rojo de la calle de boxes continuaba en rojo.

No se podían reincorporar a la pista. Más tiempo perdido. Tic- tac, tic-tac. Y para colmo de males, tras reanudar la marcha, el asfalto seco les obligaba a regresar otra vez a boxes para instalar los neumáticos lisos.

El momento clave llegó en el ecuador de la carrera

Ante los sucesivos infortunios sufridos por el TS050 #8, el otro LMP1 nipón, el #7, se escapaba con una cómoda renta de 50 segundos. Sin embargo, nuevo golpe de teatro en las 6 Horas de Spa. La diosa fortuna decidía compensar lo que anteriormente había sucedido.

El coche 7 de Pechito López, Mike Conway y Kamui Kobayashi sufría la primera avería detectada en cualquiera de los dos coches japoneses durante el presente certamen. Se trataba de un sensor que los mecánicos tardaron once minutos en resolver.

Regresaban al asfalto con cuatro vueltas perdidas y en el puesto número 23. Adiós a sus esperanzas de victoria en Spa y a buena parte de sus opciones por el Mundial.

 

” ]

 

No en vano los corredores del prototipo 7 debía obtener el mejor resultado posible para recortar al menos parte de los 15 puntos de desventaja frente a su coche hermano. Pues sucedió todo lo contrario.

A pesar de ello, no se rindieron. ‘Pechito’ López tiró de orgullo y firmó un sensacional stint, en el que aparecieron dos banderas amarillas y un nuevo safety car.

El corredor argentino escalaba con el coche 7 hasta la sexta posición. Impresionante. Al menos habían salvado la primera pelota de partido. Salían del autódromo belga con opciones, aunque remotas, de luchar por el cetro del WEC en Le Mans.

Por su parte, Alonso no desaprovechaba la situación de situarse a lo más alto del podio en una carrera loca. Ya acaricia la corona. El ovetense y sus compañeros ‘solo’ necesitarán terminar al menos séptimos en la última cita de curso en Le Mans, para conquistar el Mundial de Resistencia.

Sin embargo, en la mítica prueba francesa cualquier cosa puede suceder. ¿Quién no recuerda lo que ocurrió en la edición de 2016 a falta de una vuelta?

Imágenes: Toyota y WEC.

 

 

 

 

Dejar una opinión