Valentino Rossi sopesa su retirada

Valentino Rossi atraviesa un momento muy delicado en el Mundial de MotoGP 2019 que podría precipitar su retirada. El piloto italiano no se adapta a su montura y los éxitos no llegan.

De hecho, ya no lucha por títulos ni por triunfos. Ahora solo trata de domar su máquina y recuperar la velocidad perdida. La suya ya ni tan siquiera es la primera de las cuatro Yamaha que compiten en el Mundial. Y con la herramienta de trabajo con la que él sufre, otros como el rookie Fabio Quartararo, disfrutan.

 

 

Así las cosas, en el pasado Gran Premio de Alemania y después de tres ceros en ItaliaCataluña y Holanda, terminó octavo. Sin embargo, su compañero Maverick Viñales acabó segundo.

 

Un bache desde Francia

Valentino Rossi comenzó el curso de un modo brillante con dos segundos puestos en Argentina y Estados Unidos. Sin embargo desde entonces no ha vuelto a pisar el podio. Pero es más, desde Francia su rendimiento ha caído en picado.

Después de nueve carreras, ocupa la sexta plaza en la Clasificación de Pilotos con 85 puntos, 5 menos que Viñales, quinto en la General. Precisamente, la victoria en Assen y la segunda plaza en la cita germana del catalán han incrementado la presión en torno a Rossi.

 

 

Porque con esas actuaciones, el español ha demostrado que la máquina de Iwata cuenta con potencial para pelear en algunas citas por los puestos de honor.

Mal ‘feeling’ con su moto

Al margen de los números fríos, las sensaciones de Valentino Rossi sobre la M1 tampoco invitan al optimismo. Inmerso en una montaña rusa, cuando encuentra soluciones éstas se desvanecen poco después. En definitiva, avanza un paso y retrocede dos.

 

 

No obstante, lo peor de su situación reside en el desconocimiento del origen del problema. Así lo ha manifestado el propio Valentino Rossi que no sabe cómo poder solucionar su falta de ritmo… ni el motivo que lo genera.

Un hipotético adiós

Ante esta desconcertante situación, no resulta extraño que se plantee una hipotética retirada, algo que le comentó a la prensa tras su nuevo fiasco en Alemania.

“Comprendo que es normal que se me hagan ciertas preguntas ya que mi situación es la que es. Es más, os confieso que yo también me lo planteo, aunque empecé a preguntármelo hace ya diez años”, afirmó Rossi con una sonrisa que ocultaba su frustración.

 

 

“Tengo 40 años, y no solo soy más viejo, sino que tengo 6 ó 7 años más que el segundo clasificado del Mundial (Andrea Dovizioso)”, expuso el 46 de Yamaha en relación al peso de su edad en el rendimiento sobre la moto.

“No obstante, hace solo un año conseguí buenos resultados en esas mismas carreras (Mugello, Barcelona y Assen) donde ahora no ha sido así”, ha reflexionado sobre el tema de su edad.

“Hay cosas que solo yo puedo sentir y cuando no tenga más ganas de correr lo tendré claro. Es evidente que esto dependerá en gran medida de los resultados”, ha añadido el heptacampeón de MotoGP.

“Si no podemos resolver nuestros problemas será difícil seguir”, expuso Il Dottore, deslizando una posible jubilación en el caso de no recuperar la velocidad necesaria para volver a ser competitivo”, se ha sincerado el 46 de Yamaha.

 

Dos años alejado del triunfo

Para un ganador nato como Valentino Rossi, que hayan transcurrido más de dos años, concretamente desde el 25 de junio de 2017, y 36 Grandes Premios desde su último éxito, parece demasiado tiempo.

Preguntado sobre este tema y ante la posibilidad de que no vuelva a subirse a lo más alto del podio, respondió que ya ha ganado 89 carreras en MotoGP.  A pesar de que esto es cierto, no parece ilógico que una leyenda de las dos ruedas siga en activo alejada del champán, quizás para rozar el Top 5.

 

 

Para finalizar, demostró su determinación para salir del pozo en el que se encuentra. “No me cuesta nada encontrar las ganas para ir hacia un Gran Premio y mi concentración y motivaciones no han cambiado”, añadió con el orgullo y la profesionalidad de los grandes campeones.

Imágenes: Yamaha.

Dejar una opinión