Cuando el coche de seguridad del Motorsport es un… ¡peligro!

Las peores actuaciones del coche de seguridad en el Motorsport demuestran que no siempre se trata de una herramienta fiable en la competición. Porque en algunas ocasiones, sus desafortunadas intervenciones han protagonizado graves incidentes.

Sí, se trata de esos extraños casos en los que el safety car se convirtió en una fuente de peligro para los pilotos y sus máquinas. Les privaron de recibir la bandera a cuadros y el champán. No obstante, ¿quién no ha tenido un mal día en el trabajo?

El safety car, un atasco y varios accidentes

Una de las peores actuaciones del coche de seguridad en el Motorsport tuvo lugar en las 6 Horas de Le Castellet 2011, ronda gala de las Le Mans Series. Se suponía que tras completar una vuelta de formación al trazado francés, el safety car (Audi RS5 rojo) que lideraba el pelotón, abandonaría la pista después de cruzar la línea de meta.

En ese instante, y ya con el semáforo en verde, se produciría la salida lanzada. Pero no aconteció exactamente así. Porque al superar dicho punto del circuito, el safety car continúo rodando a muy baja velocidad en cabeza del grupo.

 

 

Los pilotos, ajenos a lo que sucedía por delante, aceleraron a fondo para iniciar la competición. Pero se toparon con un obstáculo rojo. Es más, tuvieron que frenar en seco para no superarlo, maniobra prohibida por el reglamento.

Tras ello, se provocó un atasco monumental que derivó en múltiples colisiones entre los competidores. ¿En qué estaría pensando el conductor del automóvil responsable del incidente?

Una salida a pista peligrosa y chocante

Durante una prueba del Mundial de Turismos 2009, un Chevrolet Cruze causó un gravísimo incidente. Se incorporó a la pista del trazado urbano en Pau (Francia) de un modo extremadamente temerario. Como resultado de una de las peores actuaciones del coche de seguridad en el Motorsport, se produjo un accidente terrorífico.

 

 

Por sorprendente que resulte, el protagonista de la maniobra fue ni más ni menos que el coche de seguridad. Por cierto, arruinó la carrera al líder de la misma, el BMW pilotado por F. Engstler.

Accidente al estilo americano en la Indy

Quizás, esta no sea una de las peores actuaciones del coche de seguridad en el Motorsport, pero sí de las más bochornosas. Antes del comienzo de la segunda manga del Gran Premio de Detroit 2018, el pelotón de monoplazas estaba comandado por un espectacular Chevrolet Corvette ZR1.

Al volante del musculado deportivo en el Circuito de Belle Island estaban unas inexpertas manos. El jefe de Desarrollo de Producto de la compañía General Motors, Mark Reuss, quiso vivir en directo la adrenalina de la velocidad… y se pasó.

 

 

Perdió el control del vehículo y se estampó contra un muro. Detrás de él, se produjo una gran acumulación los bólidos, ¿Os imagináis cómo fue el regreso del directivo al trabajo tras su ridícula actuación?

El Gran Circo

A pesar de estar considerada la máxima categoría del Automovilismo, la Fórmula 1 también ha aportado su granito de arena a la chocante especialidad. Así lo demuestra lo que sucedió en el GP de Mónaco de 1995.

 

 

En las lujosas avenidas del Principado, el safety car (Renault Clio) conducido por el corredor de Rally, Jean Ragnotti, colisionó contra el monoplaza Arrows del japonés Taki Inoue. Por fortuna, nadie resultó herido de gravedad.

El maestro en los errores

Para conocer el origen las peores actuaciones del coche de seguridad en el Motorsport hay que remontarse a las 500 Millas de Indianápolis de 1971. Allí nació todo.

En aquella carrera un vehículo descapotable fue el encargado de dar la salida. Para ello, circuló por la calle de boxes a toda velocidad y en paralelo a la recta de meta. Mientras, simultáneamente los monoplazas daban gas a fondo en una arrancada en marcha.

 

 

El problema se produjo cuando no el automóvil no pudo frenar al final del pit lane, impactando contra un grupo de fotógrafos. Lo peor del suceso es que, como se ha podido comprobar en este post, creó escuela a ambos lados del Atlántico.

Imágenes: F1.com

Dejar una opinión