Los ‘secretos’ de Márquez para arrasar en MotoGP 2019

El pasado domingo Marc Márquez volvió a aplastar a todos sus rivales en Aragón, dominando la carrera de principio. Una superioridad que dejaba una vez más sin opciones a sus adversarios, incapaces de seguir la estela del ilerdense.

Tras esta exhibición en Motorland Aragón, su principal enemigo por el Mundial, Andrea Dovizioso, se rendía ante el español. El 4 de Ducati reconocía con mucha franqueza y algo de resignación que “nadie puede vencer a Márquez en este momento”.

 

 

En esa misma línea, el británico Cal Cruchtlow aseguraba antes de la cita maña que “a Marc le das una Aprilia o cualquier moto de la parrilla y acaba en el podio”.

Las estratosféricas estadísticas refrendan la dictadura que el leridano está imponiendo en 2019. Merced a una mayor madurez (26 años) y gran regularidad, ha ganado 8 carreras y ha terminado segundo en otras cinco. De hecho, solo se ha ausentado de la ceremonia del champán en Estados Unidos donde se cayó.

 

 

Por todo ello este fin de semana en Tailandia, cuando aún restan cuatro citas para el final del Campeonato, Marc Márquez tendrá la primera oportunidad de alzarse con su octava corona, sexta en MotoGP. Y parece que lo tiene bastante fácil.

Porque solo necesita sumar dos puntos más que Dovi en el trazado asiático de Buriram. Es evidente que para firmar estos registros de leyenda, al margen de su calidad innata, existen algunos otros factores que a continuación se detallan.

Fortaleza mental y astucia 

Uno de los aspectos más destacados de Marc Márquez reside en su fortaleza mental. Detrás de esa pícara sonrisa se esconde un depredador insaciable, ajeno a cualquier desafío que le  planteen. Así lo ha demostrado en varias ocasiones con un maestro en estas batallas: Valentino Rossi.

 

 

Consciente de que no podía derrotarle solo dando gas, el 46 ha tratado de vencer a Marc Márquez con otro tipo de estrategias. El de Tavullia ha desplegado una guerra psicológica con la que ha despedazado a una larga lista rivales. Sin embargo, no le ha funcionado con su alter ego español. Es más, ese tipo de actuaciones solo han servido para motivar aún más al 93 de Honda.

 

 

Por otra parte, el catalán también aprendió de su maestro italiano la actitud despiadada con los contrincantes. Siguiendo ese patrón, el catalán no da tregua ni respiro a ninguno de aquellos que le pueden hacer sombra.

Es más, no duda en marcarlos de cerca y estudiarlos, para aprender de sus virtudes y, posteriormente, derrotarlos. Pero dicha actitud de Marc Márquez ha derivado en varios incidentes. Sin ir más lejos, eso fue lo que sucedió con Álex Rins durante la sesión de clasificación (Q2) en la República Checa 2019.

 

 

Allí estalló una guerra de nervios sobre el asfalto y cuando ambos regresaban a boxes. Este episodio tuvo un segundo capítulo en un cruce de declaraciones entre ambos. Sí, ante los micrófonos se defiende -y ataca- tan bien como lo hace en los circuitos.

Continuando con esa conducta, tampoco ha dudado en ponerse a rebufo de los más rápidos con el fin de robarles la pole, como le hizo a Dovizioso en Italia y a Rossi en Gran Bretaña.

Mismos riesgos, menos caídas

A pesar de ser famoso por las continuas caídas como modo de explorar sus propios límites y los de su máquina, Marc Márquez las ha reducido a la mitad en 2019. Sin embargo, esto no significa que asuma los riesgos de años anteriores o que su pilotaje sea ahora más conservador. Nada más lejos de la realidad.

En cada cita explora los límites propios, buscando una mayor comunión con su montura. No obstante, continúa protagonizando espectaculares salvadas que demuestran que su compromiso con un estilo de pilotaje extremo permanece intacto. De hecho, no conoce otra técnica para aumentar su confianza de cara a las citas dominicales.

Capacidad de adaptación a la Honda

Evidentemente, las anteriores virtudes resultarían estériles si careciera de las bridas para domar a su salvaje montura. Para  2019, la marca japonesa aumentó la potencia en su Honda cumpliendo así con los requerimientos de Marc Márquez.

 

 

Sin embargo, el incremento de caballos ha llevado aparejado un difícil comportamiento de la RC213V. Tanto es así que solo el leridano ha logrado una compenetración perfecta que le está permitiendo volar sobre ella. Por el contrario, otros colegas como Cal Crutchlow o Jorge Lorenzo han fracaso en ese intento, convirtiéndose en sus víctimas.

Imágenes de ‘Los secretos de Marc Márquez’: Repsol Honda.

 

Dejar una opinión