Previo GP de Tailandia MotoGP 2019: Primer ‘match ball’ para Márquez

Marc Márquez dispondrá en el GP de Tailandia MotoGP 2019 que se disputa este fin de semana (4-6 octubre) en el Circuito de Buriram de la primera oportunidad para sellar su octavo título Mundial, sexto en la Categoría Reina.

Después de su exhibición en Aragón, el ilerdense aterriza en Asia con 98 puntos más que Andrea Dovizioso, segundo en la General. Por tanto, el próximo domingo solo necesita sumar dos puntos más que el 4 de Ducati. Sin embargo, el corredor de Forli intentará retrasar el alirón del 93, entre otras cosas, para vengarse de la derrota sufrida allí mismo hace un año a manos de Marc.

 

 

Así las cosas, toda la presión recaerá sobre los hombros de la estrella de Honda. No obstante, se trata de un maestro en este tipo de situaciones como ha demostrado en varias ocasiones. De hecho, en 2016 derrotó a las Yamaha de Valentino Rossi y Jorge Lorenzo en Japón y repitió la gesta en esa misma pista dos años más tarde con Dovi como ‘víctima’.

A estos antecedentes positivos para Marc, se une su éxito de 2018 en el trazado donde este fin de semana quiere coronarse. Por cierto, el leridano ha manifestado que desea proclamarse Campeón en el Autódromo Internacional de Chang, entre otras cosas, porque todavía no lo ha logrado allí.

Posiblemente, a los directivos de la marca japonesa también les haga mucha ilusión -comercial- que su pupilo reine en un mercado muy importante para las ventas de la compañía.

 

 

Los demás ‘invitados’

A pesar del favoritismo de Márquez y de las intenciones de Dovi, no estarán solos en la batalla oriental. De hecho, un escalón por detrás de ellos en la Clasificación aparece Álex Rins.

Aunque firmó una desastrosa actuación en Alcañiz, el barcelonés recuperó la tercera plaza de la Tabla y está en la Clasificación entre las dos balas rojas. Si mira hacia arriba, ve a la Desmosedicci de Andrea, y si lo hace hacia abajo, a un solo punto a la de Danilo Petrucci.

Asimismo, las Yamaha oficiales de Maverick Viñales y Valentino Rossi, junto a la satélite de Fabio Quartararo, podrían dejarse ver en la cabeza de la prueba. Con dos podios -tercero en Gran Bretaña y San Marino– y un cuarto -Motorland- en las tres últimas citas, Viñales lidera la reacción de la firma nipona. Es más, parece haberse reconciliado con su M1 desde la mitad de temporada.

 

Su conducción se adapta bien al trazado de Buriram donde acabó tercero en 2018. Por todo ello, se postula para luchar por las plazas de honor. Mientras, su compañero de Tavullia, diez puntos por debajo del gerundense, no parece tan cómodo con su montura.

Pero, ¿alguien se atreve a descartar al piloto más laureado de todos los tiempos? Imposible. La terna del diapasón se completa con Fabio Quartararo. El rookie francés del Petronas SRT ansía estrenar su palmarés de triunfos en la máxima cilindrada. Y no hay duda de que pugnará por materializar dicho objetivo.

El resto de la ‘Armada Española’

En cuanto al resto de los nuestros, Pol Espargaró intentará regresar a la acción después de su accidente en Motorland. Todo pundonor -y calidad- ‘Polyccio’ se subirá a su KTM tan solo 12 días después de someterse a una intervención quirúrgica en su mano izquierda en la sufría una fractura en su radio distal.

También habrá que estar atentos a su hermano Aleix, sufridor con la Aprilia,  así como a Joan Mir, compañero de Rins en Suzuki, y a Tito Rabat, el del Reale Avintia.

 

 

Por último, Jorge Lorenzo. El piloto balear pondrá todo para comenzar a salir del oscuro pozo en el que está sumido. A ver si puede ir cogiendo confianza con la indómita RC231V. No obstante, le aguarda una nueva prueba de fuego.

Imágenes: Box Repsol.com

 

Dejar una opinión