Al-Attiyah llega líder destacado al día de descanso en el Dakar 2022

Cumplida la primera semana del Rally Dakar 2022, los participantes disfrutan este sábado de su jornada de descanso en Riad, capital de Arabia Saudí. En la categoría de coches, Nasser Al-Attiyah (Toyota Gazoo Racing) se ha demostrado hasta ahora como un rival imbatible.

Tanto es así que afronta este día sin competición con una cómoda renta al frente de la General. Concretamente, aventaja en 48 minutos y 54 segundos al héroe local Yazeed Al-Rajhi (Overdrive Toyota), y en 50 minutos y 25 segundos respecto al nonacampeón del Mundial de Rallys, Sébastien Loeb (Bahrain Raid Extreme).

De las seis especiales disputadas, el catarí ha ganado dos (1ª y 4ª), que ascienden a tres si se cuenta el prólogo. Además ha finalizado segundo en otra etapa (2ª). Ayudado por la gran labor de su copiloto, el francés Matthieu Baumel, y su  Toyota GR DKR Hilux T1+, Nasser ha superado a todos los rivales en cualquier terreno. De hecho, los últimos días no ha arriesgado, dedicándose a gestionar su colchón en la Clasificación.

Nasser Al-Attiyah, satisfecho tras eludir los problemas

El catarí resumía sus sensaciones al volante durante la primera mitad de la prueba con estas palabras; «Nosotros hemos intentado empujar desde el principio, pero algunos pilotos cometieron algunos errores. Estamos muy contentos de haber terminado la primera semana del Dakar con una buena ventaja. Mathieu hizo un buen trabajo. Tuvo mucho cuidado de no cometer errores. Creo que estamos bien. Hemos trabajado mucho esta semana sin ningún riesgo».

«Este es el Dakar y la semana que viene intentaremos gestionarlo sin riesgos. Necesitamos ser fuertes hasta el final. Necesitamos tener un buen ritmo sin relajarnos porque, cuando te relajas, te equivocas.También necesitamos navegar bien”, concluía Nasser Al-Attiyah.

Primera especial: Triunfo de Nasser y hachazo en la tabla

Una de las claves ha estado en la primera etapa con salida y llegada en Haíl. En un día donde grandes rivales se hundieron por la compleja navegación, la dupla del coche nº 201 supo dar un golpe de autoridad.

Sumaron un soberbio triunfo, mientras otros como Audi se hundían. Perjudicados por un posible error en el libro de ruta, Carlos Sainz y Lucas Cruz se extraviaron. Tras la debacle, los españoles perdieron 2 horas, 22 minutos y 7 segundos y todas las posibilidades de éxito en este Dakar.

De igual modo, su compañero Stephane Peterhansel se dejó 23 horas, 31 minutos y 15 segundos. En torno al km 250 de los 333, el francés destrozaba el eje trasero de su Audi RS Q e-tron Quattro. Respecto al tercer coche alemán, el sueco Mattias Ekström finalizaba a ‘sólo’ 1 hora, 45 minutos y 50 segundos del ganador. El naufragio alemán había resultado devastador.

Loeb, casi el único que sigue la estela de Nasser

Por su parte, el otro gran contrincante de Al-Attiyah, Loeb, supo eludir los grandes problemas en esa primera especial. El francés concluyó segundo a 12 minutos y 44 segundos de aquel. Gracias a un eficaz BRX Hunter T1+, el de Alzenau se postuló desde ese instante como la gran alternativa al Hilux.

De hecho, al día siguiente le devolvió la moneda a Nasser, demostrando sus intenciones de disputarle el título. Sin embargo, en la tercera especial se dejó 33 minutos, alejándose más allá de los 37 minutos de lo más alto de la tabla.

Y aunque ha librado trepidantes duelos con el catarí, acabando segundo en la cuarta y quinta especiales, no ha podido evitar que la distancia creciera hasta los 50 minutos y 25 segundos. Por ello, ha caído de la segunda a la tercera plaza de la General antes de tomarse el día de asueto.

No obstante, el galo no se rinde. Junto a su navegante Fabian Lurquin, tratarán de ponérselo difícil a los enemigos de Toyota. Desde luego que su BRX Hunter T1+ está respondiendo. Así lo demuestra la primera victoria del coche gestionado por Prodrive en el desierto firmada por Loeb en la segunda etapa. A ese éxito se sumó el de su compañero Orlando Terranova en la sexta.

Audi, buen rendimiento global tras un mal inicio

En cuanto a Audi, han vivido una montaña rusa de sensaciones. Errores, averías y grandes resultados –histórica primera victoria de un híbrido a manos de Carlos Sainz, una segunda plaza y tres terceras- han marcado el inicio del proyecto germano en el desierto.

Ignorando el desastre de la especial primera, el RS Q e-tron Quattro ha mostrado un gran potencial. A pesar de estrenar una compleja tecnología innovadora, no ha sufrido importantes contratiempos. Lo peor ha llegado de la mano del sistema de suspensiones.

En este sentido, los amortiguadores se han roto en varias ocasiones en los vehículos de la estructura germana. Sin embargo, las prestaciones puras del recién nacido han pasado con nota el examen. Su objetivo será acumular kilómetros para estar preparados para 2023.

https://twitter.com/redbullmotors/status/1478680619869741057

Imágenes de Nasser Al-Attiyah: Toyota Gazoo Racing