Certificados de garantía de nuestros lubricantes

Todos los fabricantes de lubricantes para motor tienen que cumplir con las normativas internacionales, que son las que definen los test que los aceites deben pasar para declararse aptos para su uso.

 

 

ACEA

En primer lugar está la ACEA (Asociación de Constructores Europeos de Automoción), que valora la calidad y el comportamiento de un aceite en ensayos efectuados sobre motores. Tienen en cuenta cómo evolucionan en función de los problemas que surjan, como desgastes o formación de lodo, y de las nuevas tecnologías mecánicas que se implantan. La ACEA establece los siguientes criterios que deben cumplir los aceites de motor:

  • Proporcionar el rendimiento deseado.
  • Ayudar a reducir las emisiones.
  • Ser capaz de mantener limpio el motor en marcha.
  • No degradarse en el rendimiento y en la calidad.
  • Cumplir con las normas comunes.

 

La catalogación de cada clase de lubricante se basa en función de las prestaciones concretas de cada uno y del tipo de motor. La versión actual de la ACEA es de 2012 y, aunque hay más, son tres las categorías principales:

  • La A, que se refiere a motores de gasolina de vehículos ligeros.
  • La B, que se centra en los motores diésel de vehículo ligeros.
  • La C, motores de gasolina y diésel de vehículos con sistemas de postratamiento.

 

API

En segundo lugar, está API (Instituto del Petróleo Americano), también conocida como certificación “Starburst”, que determina varias categorías en función del tipo de servicio del lubricante y por los ensayos en los motores. En EE.UU. no hay vehículos diésel y cuando las normas hablan de este tipo de motor, suele referirse a camiones, autobuses y maquinaria pública.

 

Hay que fijarse en dos conceptos. La aplicación del lubricante, que indica si el aceite es adecuado para un motor de gasolina (S) o si es para diésel (C); y la severidad del servicio. Esta idea viene señalada a continuación con otra letra e indica, como su nombre dice, la severidad que el lubricante puede soportar. Para cada grado se separan las especificaciones físico-químicas relativas al índice de viscosidad, el punto de congelación, el punto de inflamación y la estabilidad de la espuma.

 

Matrax Lubricants ha recibido ambas homologaciones, lo que acredita la calidad de nuestros aceites y la garantía de que su empleo significa un buen funcionamiento del motor, una larga durabilidad y la prevención del riesgo de averías.

 

Los principales constructores de vehículos confían en Matrax Lubricants.

Dejar una opinión