¿Conoces el origen del color naranja de los McLaren de F1?

Tras un largo paréntesis de varias décadas, el color papaya regresó a los monoplazas de Woking en 2018. Con dicha medida, la formación británica de la Categoría Reina rescataba su icónico color en un evidente retorno a los orígenes -estéticos y deportivos- de sus coches de carreras. Pero, ¿sabes cuál es el origen del color naranja de los McLaren de F1?

 

 

Para conocer la respuesta hay que remontarse al fundador del equipo inglés: Bruce McLaren. Ese polifacético neozelandés, además de destacar por sus habilidades como piloto, diseñador, ingeniero e inventor de automóviles, disponía de unas grandes dotes como empresario… que demostró fuera de los circuitos.

Así quedó patente en 1967 cuando Bruce tomó la salida por primera ocasión en una cita de la Canadian-American Challenge Cup (Can-Am), un certamen en el que se medían vehículos de la clase sport prototipos en Estados Unidos y Canadá.

 

 

La carreras de coches en color… naranja

Precisamente, en esa época las cadenas de televisión comenzaban a retransmitir en color las pruebas automovilísticas, desterrando el blanco y negro, habituales hasta entonces.

Ante este cambio, el corredor de Auckland fue consciente del impacto visual que podían generar, tanto en los televidentes como en el público presente en los circuitos, las pinturas llamativas en las carrocerías de los bólidos.

Pensó que de ese modo sería más sencillo de identificar sus coches frente al resto de coches. Un color llamativo captaría más la atención y se convertirían en un señuelo para los anunciantes.

Pues bien, en ese pensamiento ‘marquetiniano’ está origen del color naranja de los McLaren de F1, que lució por primera vez el M6A. Desde el inicio le dio buena suerte a los corredores de la formación, ya que Bruce y su compatriota Denny Hulme, comenzaron a descorchar el champán una cita tras otra.

 

 

Tanto es así que entre 1967 y 1971, conquistaron las coronas de la Can-Am a los mandos de los modelos M6A, M8A, M8B, M8D y M8F, siendo el primero de ellos el encargado de estrenar la original y exitosa tonalidad, protagonista de algunas de las mejores carreras de la Historia.

 

bnadera

 

 

El naranja llega a la F1

No contento con esos resultados, Bruce continuó diseñando y pilotando una gran variedad de monoplazas de diversas especialidades hasta que decidió dar el salto a la Categoría Reina. Aterrizó en la Fórmula 1 con el M2B cuyo estreno se produjo el 22 de mayo de 1966 en el GP de Mónaco.

Sumó su primer punto en Gran Bretaña y dos más en Estados Unidos, ambos en esa mismo curso en el que solo tomó la salida en cuatro citas.

 

España y Bélgica, nace el ‘mito papaya’

Pero hubo que esperar dos cursos más para ver los tonos butano en el Gran Circo. Tuvo ese honor el inolvidable McLaren M7A con su debut el 12 de mayo de 1968 en el GP de España, disputado en el Circuito del Jarama (Madrid).

Allí Hulme cosechó un extraordinario segundo puesto, mientras que McLaren se retiró por una fuga de aceite en su propulsor Ford Cosworth DFV V8.

 

 

Tan solo dos rondas más tarde la mancha papaya estrenó el palmarés de la escudería. Ese histórico momento tuvo lugar concretamente el 9 de junio de 1968 en el GP de Bélgica de F1 en el Circuito de Spa-Francorchamps.

El escenario valón fue testigo del triunfo de Bruce sobre el BRM del mexicano Pedro Rodríguez (+12,1s) y del Ferrari del belga Jacky Ickx (+39,6s). Arrancaba la leyenda naranja.

 

 

Desde esa mítica fecha y hasta 1972, un total de siete bólidos (M7A, M7C, M9A, M14A, M7D, M14D, M19A) lucieron ese color.

Precisamente, su despedida se produjo en el GP de los Estados Unidos de 1972 celebrado el 8 de octubre en el autódromo de Watkins Glenn con un noveno puesto del sudafricano Jody Scheckter.

En gran medida, obligados por las exigencias de los patrocinadores los bólidos de Woking perdieron esa legendaria seña cromática de identidad a partir de ese momento.

 

 

El regreso del tono papaya tras 25 años

Transcurrido un cuarto de siglo de su desaparición, la ‘fuerza papaya’ regresó a la carrocería de los coches ingleses en 1997 en el MP4/12. No obstante, su discreta presencia se redujo a una exigua línea que recorría el morro del coche… hasta 2018.

Fue precisamente a partir de esa temporada cuando el esplendor naranja ha vuelto a acaparar el protagonismo estético en los monoplazas de una formación que lucha por reverdecer parte de aquellos viejos laureles de color butano.

Imágenes del ‘Origen del color naranja de los McLaren F1’: McLaren F1.

Dejar una opinión