Ezpeleta insta a Lorenzo: “Debe decidir si deja de correr”

Carmelo Ezpeleta, máximo responsable de DORNA, la empresa que dirige el Mundial de Motociclismo, ha manifestado su parecer acerca de la situación de Jorge Lorenzo. Se trata de una de las voces más autorizadas del Campeonato, no solo por su cargo y experiencia, sino también por su proximidad con los pilotos.

Como amigo del mallorquín, Ezpeleta ha afirmado que sufre al ver cómo todo un tricampeón del Mundo cierra las posiciones de la parrilla. Concretamente ha explicado que no le gusta nada “ver a un tipo tan bueno como él  (Jorge) terminar decimonoveno”.

Al mismo tiempo, ha querido dejar claro que no piensa que su problema resida en el esfuerzo que está realizando a lomos de la bestia nipona. Más bien ha puesto el foco en la gravísima lesión -y sus consecuencias- que sufrió el 99 en Holanda donde se fracturó varias vértebras dorsales. También le ha instado a abordar el problema.

“Si tras el último accidente en Assen no se ha recuperado, tiene que plantearse qué hacer y decidir si deja de correr o lo que sea. Creo que Lorenzo tiene que tomar una decisión. Yo tengo muy buena relación con él (Jorge). Le quiero mucho, pero creo que tiene que pensar qué quiere hacer con su vida. Si el problema es que le duele mucho la espalda, pues no hay más”.

 

 

Carmelo considera que Jorge debe meditar acerca de si puede o no volver a ser el piloto antes de llegar a Honda… o si por el contrario ha de colgar el casco. Así lo ha expresado con la sinceridad y rotundidad de una persona próxima al balear.

“Jorge tiene que pensar si puede recuperarse y volver a ser el Lorenzo que todos conocemos, o si no. Lo digo básicamente por él y también por el Campeonato”.

Cabe destacar que también ha reflexionado acerca de la actitud del deportista en el pasado y presente: “Estoy seguro de que si al Lorenzo que corrió en Assen con la clavícula rota y recién operada le explicas lo que está haciendo ahora, no lo entendería.  Me produce mucha tristeza verle así”.

Una pesadilla llamada Honda RC213V

Tras la llegada de Jorge Lorenzo a Honda nada hacía presagiar el calvario que estaba a punto de vivir. Es más, muchos medios denominaron a la nueva alineación compuesta por Marc Márquez y el balear como el ‘dream team’ de MotoGP. En ese ambiente de euforia, no se pensó que la RC213V sería una indómita bestia que solo obedecía las órdenes de Marc Márquez. Y mucho menos que las reacciones inesperadas y el violento paso por curva de una máquina tan potente y rápida pudieran poner en apuros a todo un tricampeón de MotoGP.

 

 

Sin embargo, el mallorquín, todavía renqueante por diversas lesiones, comprobó de inmediato que le aguardaba un camino largo y tortuoso. El misil nipón se mostraba como un enemigo del español. De hecho, tenía problemas de ergonomía y no encontraba el modo de rodar cómodo. El tamaño de la RC213V, demasiado pequeño para su cuerpo, tampoco ayudaba. Con la competición llegó el baño de realidad.

La falta de adaptación del balear provocó su desconfianza, cosechando unos resultados inesperadamente decepcionantes. Así fueron transcurriendo las carreras sin ninguna esperanza. De poco o nada le sirvió su viaje a la fábrica en Japón para tratar de encontrar una solución técnica en el puesto de conducción. El diseño estaba basado en las necesidades de Márquez.

Inmerso de lleno en esta crisis, llegó una espeluznante caída durante los Libres del GP de Holanda. En el accidente se fracturó varias vértebras dorsales que de milagro no tuvo unas consecuencias dramáticas para su salud. Sin estar completamente recuperado, Jorge Lorenzo regresó en Gran Bretaña tras perderse cuatro carreras. Así es la despiadada presión que ejerce la alta competición sobre sus protagonistas. Desde entonces, las secuelas físicas y psicológicas le han impedido rendir a su nivel.

 

 

Incapaz ni tan siquiera de terminar entre los diez primeros o a menos de medio minuto del ganador, la imagen de todo un pentacampón de Motociclismo se deteriora por momentos. Y para acabar de empeorar la situación, su compañero Márquez ha afirmado que el comportamiento de la Honda de 2020 será similar a la del presente curso. Por ello, Jorge Lorenzo tiene marcada en rojo la fecha de los entrenamientos de pretemporada en Sepang.

Imágenes Jorge Lorenzo: Box Repsol.

 

Dejar una opinión