GP de Estados Unidos F1 2019: Hamilton, hexacampeón, supera a Fangio

El piloto de Mercedes Lewis Hamilton ha conquistado este domingo su sexto título al terminar segundo en el GP de Estados Unidos F1 2019 celebrado  en el Circuito de Las Américas (COTA) en Austin.

Su compañero Valtteri Bottas.ha logrado la séptima victoria de su vida, cuarta del curso, mientras que Max Verstappen ha cerrado las plazas del champán tras acosar al británico en las últimas vueltas.

Mientras, Charles Leclerc, lastrado por un Ferrari sin ritmo ha rozado el podio. Lo único positivo para el monegasco ha sido que con la retirada de su compañero se ha afianzado en la tercera plaza de la Clasificación, distanciándose del teutón diecinueve puntos.

Alex Albon, último tras tocarse con Carlos Sainz en la primera curva, ha protagonizado una sensacional remontada hasta la quinta plaza.

En cuanto al español de McLaren, ha finalizado octavo, por detrás de su compañero Lando Norris. Notable carrera del madrileño, que se ha repuesto del citado toque con el 23 de Milton Keynes.

 

 

La cruz la han representado -una vez más- los del Cavallino Rampante. Si el de Montecarlo finalizaba con más de ¡50 segundos de retraso! respecto al ganador, peor ha sido para Sebastian Vettel. El alemán se ha retirado por daños en su coche. Ahora está quinto de la General a 19 puntos de Leclerc, tercero.

En definitiva, doblete de Mercedes con un Hamilton estelar que amplía aún más su leyenda. El 44 ya ha superado las cinco coronas de Juan Manuel Fangio, situándose a una de Michael Schumacher. Igualar o superar el palmarés del corredor más laureado de la Historia centrará sus energías futuras.

Salida trepidante: Batalla y toque Sainz vs Albon

Tras apagarse el semáforo, Bottas mantenía la pole position con mucha maestría, todo lo contrario que Vettel. El alemán, que partía segundo, se veía superado en los metros iniciales por Max Verstappen, tercero.

Unos puestos más atrás, gran arrancada de Sainz que se emparejaba con Albon en la primera curva. Como resultado de la maniobra ambos coches se tocaban.

Por ello, el monoplaza azul se veía obligado a pasar por boxes para reparar los daños. Mientras, el español se mantenía en pista a pesar del fuerte impacto. Había caído de la séptima a la novena plaza, pero parecía un milagro que siguiera en la carrera.

A todas estas, Hamilton, el más pillo de la clase, aprovechaba las múltiples batallas para escalar del quinto al tercer puesto. En el primer paso por meta Valtteri, líder, precediendo a Verstappen, Hamilton, y los Ferrari de Leclerc tras superar a Vettel, séptimo. Sin duda, el alemán tenía problemas con su montura.

 

 

En el quinto giro, Bottas se distanciaba 1,595 segundos de Max y algo más de Hamilton. Más abajo, los pilotos de Maranello desesperados con sus máquinas.

Solo tres giros después, golpe de teatro. El tetracampeón germano se retiraba tras romper la suspensión al pisar unas bananas disuasorias. Adiós a un Gran Premio para olvidar.

Poco a poco, el 77 de Brackley comenzaba a cimentar su victoria. De hecho, ganaba casi en 2,4 segundos a Verstappen y 3,5 sobre Hamilton. A su espalda, Leclerc sin velocidad ni expectativas.

Paradas en boxes; la decisión clave

En el giro catorce llegaba otro de los momentos calientes de la cita. Paradas en boxes de Max, replicado en el siguiente por Bottas. Ambos, Red Bull y Mercedes, marcándose de cerca.

Gracias a ese movimiento, Hamilton había heredado la primera plaza. Entonces se produjo la decisión que marcó la carrera. Desde el muro se decidió que el británico se mantuviera en pista. Su estrategia, opuesta a la de su compañero, sería hacer un solo pit stop frente a los dos de su vecino de box.

Poco depués Leclerc.cambiaba sus compuestos. Para colmo de males, una tuerca ‘rebelde’le hacía perder 10 segundos en dicha tarea.

Persecución de Bottas sobre Hamilton

Tras calzarse los zapatos nuevos, Bottas volaba camino de su vecino de box, quien comandaba la prueba. Le superaba en la vuelta veinticuatro, una antes de que el 44 realizara su pit stop.

Para entonces ya estaba claro que la victoria se la jugarían las dos flechas de plata, separadas por 19 segundos cuando en un pit stop se pierden unos 20 segundos. Mayor igualdad, imposible.

Partida de ajedrez en la escudería de la estrella. Así, Bottas realizaba su segunda visita al garaje en el giro treinta y cinco. La renta entre los compañeros se establecía en diez segundos. También Max pasaba por boxes.

A partir de ese momento, el escandinavo se lanzó a por el inglés, más lento con gomas más viejas. Le superó tres vueltas antes de la bandera a cuadros. Hamilton finalizaba segundo para sumar su sexta corona. Solo el Káiser tiene más cetros que él. Cerraba las plazas de honor Max. Leclerc acabó cuarto, pero a una distancia sonrojante: ¡52, 239 segundos!

Mientras, Sainz se adjudicaba una meritoria octava plaza, una peor que su compañero Norris.

Imágenes: F1 Twitter.

 

Dejar una opinión