Jorge Lorenzo no correrá el GP de Cataluña 2020

Desde su fichaje como piloto de pruebas en Yamaha, Jorge Lorenzo, vio con buenos ojos su regreso en alguna carrera de la temporada. El mallorquín quería volver a medirse a los rivales con la máquina que conquistó los tres mundiales de la Categoría Reina que posee.

Para ello había acordado con su equipo tomar la salida en el Gran Premio de Cataluña 2020, inicialmente programado para junio y después pospuesto por la pandemia.

Ningún escenario más propicio para el corredor balear que reaparecer antes los incondicionales en su prueba de casa. Después de retirarse en el pasado curso por su amarga experiencia con Honda, deseaba sacarse esa espina.

Sin embargo esos planes se han venido abajo como un castillo de naipes. El 99 deberá retrasar esa experiencia con la firma de los diapasones, posiblemente, hasta la próxima temporada.

Esa es la consecuencia para el mallorquín que se deriva de la decisión adoptada por la Federación Internacional de Motociclismo (FIM). Ésta ha decretado la prohibición de pilotos invitados (wildcard) en cualquiera de las tres categorías del Mundial (Moto2, Moto3, MotoGP) de las dos ruedas.

Por tanto, solo podrán participar pilotos oficiales de las escuderías. Con esta severa medida, el organismo rector trata de reducir al máximo la presencia de personal en el paddock y la posibilidad de contagios durante los Grandes Premios.

La posibilidad de mantener las carreras a puerta cerrada exige contar con el mínimo número de competidores. Además es importante que se pueda conseguir un uso óptimo del espacio de los estands por parte de los equipos”, según figura en el comunicado oficial.

La Comisión ha decidido que las inscripciones para las invitaciones de todas las categorías se suspenderán para la temporada de 2020. Dicha medida también está relacionada con la reducción de costes para los fabricantes de MotoGP”, continúa el documento.

Las ‘wild cards’, para 2021

En principio, las invitaciones para los corredores o ‘wild cards’ deberían regresar en 2021, aunque antes de que esto se produzca, deberá ser estudiado por el promotor del campeonato.

La última y remota bala en la recámara para que Jorge Lorenzo pudiera correr durante la presente campaña pasaría por la lesión de algún compañero de la firma japonesa. En ese supuesto nada deseable, el de Palma de Mallorca volvería a dar gas en una prueba.

Recordar que desde la cita inaugural del Mundial para Moto2 y Moto3 en Catar, donde no participó la Categoría Reina, el Campeonato se mantiene paralizado  por la pandemia del coronavirus. En total se han pospuesto o cancelado los once Grandes Premios posteriores a la citada prueba en Losail.

Inicio del Mundial en España en julio

Según prevé la empresa promotora del Campeonato, Dorna Sports, la acción en pista podría regresar este verano. Será con una doble cita en los Grandes Premios de España (19 julio) y de Andalucía (26 julio) que acogerá el Circuito de Jerez.

Eso sí, esas dos rondas se disputarán a puerta cerrada y con un reducido número de miembros de la caravana del Mundial en las instalaciones jerezanas.

Además, esos eventos que supondrán en teoría el arranque del certamen de 2020 está pendiente de su aprobación por parte del Gobierno de la nación.

La semana pasada el CEO de dicha compañía, Carmelo Ezpeleta, cifró en torno a 1.300 el número de empleados que participarán en cada una de las citas que esperan poder desarrollar en una campaña que está pendiente de arrancar.

Imágenes Jorge Lorenzo: Twitter Jorge Lorenzo.

 

 

Dejar una opinión