El dilema de Toyota para el WRC 2020… sin Tänak

Solo dos días después de proclamarse Campeón del Mundo de Rallys en España, Ott Tänak anunció su marcha del Toyota GAZOO Racing WRT. Inmediatamente, la alegría efímera de un título que muchos equipos persiguen sin recompensa se veía eclipsada por la noticia.

A pesar de contar con una estructura que pivotaba a su alrededor y con el mejor coche del certamen (Yaris WRC), se conocía la despedida del estonio. En este sentido, de nada le ha servido el exitoso proyecto a la firma oriental que regresó al WRC en 2017.

 

 

De hecho en el segundo año (2018) de esta nueva etapa consiguieron la Corona de Constructores que podrían revalidar la próxima semana en Australia. Y en este tercer curso (2019) ya se sabe. Pues bien, ni los éxitos individuales ni los colectivos de la estructura oriental han conseguido retener al corredor mejor valorado del momento.

Desde hacía unos meses se había comenzado a vislumbrar ese posible divorcio. Las primeras señales se vislumbraron cuando el piloto de Kärla demostró no tener prisa por renovar. Es más, llegó a reconocer que escucharía las ofertas de otras escuderías… como así hizo.

La mala relación entre Tänak y su jefe

Inmersos en esta coyuntura, comenzaron a dispararse los rumores sobre el posible adiós de Tänak. Sin embargo, pocos sospechaban que la noticia se acabaría confirmando con Hyundai como su nuevo destino profesional. Saltar a la potente formación enemiga, compuesta por Thierry Neuville, subcampeón en 2016, 2017 y 2018, por Seb Loeb, el corredor más laureado de la Historia, y por Dani Sordo, resultaba un movimiento inimaginable.

 

 

¿Por qué abandonar el papel protagonista en una formación para tratar de defender el título con el enemigo en casa? Casi todas las respuestas conducen a Tommi Makkinen. Al parecer, el carácter autoritario del director de Toyota, habría chocado con la no menos hermética personalidad de Tänak.

Aprovechando esa tensa relación, el jefe de Hyundai, Andrea Adamo, se acercó al estonio. Le ofreció una prueba con el i20WRC que satisfizo al corredor. De ese modo comenzó a fraguarse la salida del báltico.

Makinen, en el punto de mira

Después de lo acontecido, la brillante gestión deportiva de Makkinen ha quedado ensombrecida ante su incapacidad para retener a su jefe de filas. Sin duda, que lo sucedido ha debilitado su posición en el equipo con sede en Puuppola. No en vano, algunas voces se han alzado desde la matriz de la marca en Japón.

Porque a dos meses del inicio del WRC 2020, se encuentra sin un piloto de máximas garantías con el que afrontar el nuevo curso. A estas alturas, tratar de revalidar la corona en la próxima campaña suena a quimera.

Así las cosas, se plantea un futuro inmediato complicado para el tetracampeón del Mundo de Rallys (1996-1999), como para su propio conjunto.

Candidatos… de poco peso

Para la próxima campaña de momento solo cuentan con el irregular Kris Meeke y con Jari-Matti Latvala. A pesar de su velocidad, ni el norirlandés ni el nórdico se perfilan como figuras que puedan encabezar un proyecto para pelear el Mundial de Pilotos con Toyota. Necesitan una incorporación estelar que cubra el vacío que dejará su todavía líder.

Empujados por esas urgencias y aprovechando el descontento de Sebastian Ogier con su C3 WRC, habrían tratado de seducirle. Sin embargo el hexacampeón galo habría declinado esa opción, puesto que no desearía trabajar con a Makkinen. En caso de cambiar de aires, preferiría retornar a M-Sport Ford.

 

 

Con la negativa de Ogier, las opciones se reducen de un modo considerable. Quizás podrían ascender a Kalle Rovanpera o Takamoto Katsuta, uniéndose a Meeke y Latvala.

Otra opción pasaría por la contratación de Andreas Mikkelsen. Despedido tras el fichaje de Tänak por Hyundai, el  noruego se encuentra libre… y sin representante. También se habría considerado a Elfyn Evans  La incorporación del galés que ya estuvo sobre la mesa en el pasado, ha ganado enteros en las últimas fechas. Incluso su compañero en la estructura de Cumbria Teemu Suninen podría sonar, aunque con menor fuerza, en las quinielas.

Sin embargo, el problema estriba que a pesar de la indudable calidad de todos los nombres citados, ninguno de ellos puede ofrecer el actual rendimiento del estonio.

Ante esta coyuntura, Makkinen deberá echar mano de esa buena fortuna que le ha acompañado en circunstancias complicadas… y de la que siempre ha alardeado. La va a necesitar.

Imágenes: Toyota GAZOO Racing WRT.

 

 

Dejar una opinión