Lorenzo se perderá Brno y Spielberg y volverá en Silverstone

Tras consensuarlo con su equipo Repsol Honda, Jorge Lorenzo ha decidido retrasar su reaparición prevista para el próximo Gran Premio de la República Checa hasta el Gran Bretaña MotoGP, a finales de agosto.

La decisión se ha adoptado después de comprobar que el pentacampeón no se ha recuperado completamente de la lesión sufrida en Holanda. Como ya sucediera en Alemania, su sustituto para Brno y Austria será el piloto alemán de Honda, Stefan Bradl.

Tres semanas más de descanso

El corredor balear contará con un periodo extra de tres semanas para asegurarse el perfecto restablecimiento de su dolencia. De este modo, pretende evitar nuevos contratiempos o recaídas en una zona del cuerpo muy delicada: la columna vertebral.

Tras detectarle una fractura en la vértebra dorsal D6 y otra menor en la D8, los médicos habían previsto un tiempo de reposo estimado de unas tres o cuatro semanas en las que debería llevar puesto un corsé ortopédico. Por tanto, las estimaciones situaban su vuelta al trabajo en el último fin de semana de agosto.

 

 

En este tiempo de convalecencia, todo parecía marchar según lo previsto. Tras descansar en las Islas Maldivas, Jorge Lorenzo se había sometido la semana pasada a un chequeo.

Tras el  examen, recibió el aprobado de los doctores para entrenar sobre la moto. Sin embargo, algo se ha torcido nuevamente sus planes.

La fortísima caída de Holanda

La grave caída que ha originado el parón de tres carreras de Lorenzo se produjo el pasado 28 de junio. Fue en los entrenamientos Libres del GP de los Países Bajos. Allí perdió el control de su montura en la rapidísima curva 7 del Circuito de Assen.

 

Como resultado del siniestro, dio varias volteretas sobre la grava, golpeándose violentamente el pecho y la espalda. Tras lo sucedido fue trasladado a un hospital en la localidad neerlandesa de Groningen donde se le sometió a un TAC. Los resultados de la prueba confirmaron las sospechas.

 

 

Por desgracia, ya tenía maltrechas y doloridas ésas zonas de su anatomía. De hecho, solo 11 días antes del percance en Holanda, se había golpeado esas mismas partes del cuerpo. Ese otro fortísimo accidente tuvo lugar el 17 de junio durante los test en el Circuito de Barcelona-Cataluña.

Al parecer, Jorge Lorenzo sigue sintiendo cierto grado de dolor en la zona afectada. Dicha sintomatología significa que la lesión todavía no se encuentra consolidada. Por tanto, el piloto y su escudería han preferido que también se pierda las carreras en la República Checa y en Austria.

 

 

De este modo, el desdichado corredor contará casi con un mes más, dos en total, para poder restablecerse al cien por cien. El próximo 25 de agosto en el Circuito de Silverstone (Inglaterra) se producirá su reencuentro con la competición en MotoGP.

 

 

En definitiva, Lorenzo, decimosexto en la General con diecinueve puntos, se habrá perdido ocho de las dieciséis últimas carreras después de que se lesionara el pasado mes de octubre en el GP de Tailandia.

Un sueño convertido en una pesadilla

Desde su aterrizaje en el Repsol Honda, donde se suponía que formaría un temible ‘dream team’ junto a Marc Márquez, los resultados no le han acompañado.a Jorge Lorenzo.

Problemas de ergonomía y la dura adaptación a la indómita RC213V han dado al traste con sus expectativas. No se siente cómodo. Obviamente, las reacciones nerviosas y el pilotaje extremo y radical que exige la bestia nipona, tampoco le han ayudado.

 

 

 

Así, durante el primer tercio de la temporada, la situación deportiva se tornó tan preocupante que, tras el GP de Italia, viajó a la fábrica de Honda. En Japón trató de encontrar soluciones técnicas a su pobre rendimiento junto a los ingenieros de la marca del ala dorada.

Y cuando, algunas nuevas piezas instaladas en su máquina parecían arrojar un poco de luz, han llegado los nuevos accidentes.

Imágenes: Twitter Jorge Lorenzo  Repsol Honda.

 

Dejar una opinión