Así es el Ferrari SF1000 para batir a Mercedes en 2020

Se acabó la espera. La Scuderia ha levantado este martes el telón de la temporada 2020 de Fórmula 1 con la presentación de su nuevo monoplaza. El Ferrari SF1000, denominación que hace referencia al número de Grandes Premios que alcanzarán en este curso, llega para tratar de eliminar la hegemonía de  Mercedes. Y de paso, si es posible, terminar con su propia sequía de títulos que se inició hace trece años.

Aunque a primera vista la bala roja parece preservar la línea trazada por su antecesor, contiene importantes cambios. De hecho solo sigue los pasos del SF90 en ciertos apartados estéticos. En este sentido, la decoración, conserva la tonalidad en rojo mate de 2019, aunque se ha reducido la presencia del negro.

Un concepto más estilizado y compacto

Casi se podría decir que ahí finalizan las similitudes con el digno antecesor del Ferrari SF1000. No obstante, se trata del bólido que saltará a la pista en la primera semana de test en Barcelona, que dejará paso en la segunda (26-28 de febrero) a una versión más evolucionada desde el punto de vista aerodinámico.

Para empezar, el coche de 2020 muestra una fisonomía, en líneas generales, más esbelta. Un punto destacado que concentra buena parte de las novedades se sitúa en la zaga, mucho más estrecha, así como en la zona central -muy estilizada- con una zona del motor más reducida y compacta.

 

https://twitter.com/ScuderiaFerrari/status/1227319338014793728

Dichas modificaciones replican los conceptos de Mercedes y Red Bull, pero sin alcanzar los minimalismos extremos de alemanes ni austriacos.  En el pilar central del Ferrari SF1000, la toma superior de admisión también ha crecido y ahora aloja dos voluminosas aberturas con una renovación global con el fin de mejorar la refrigeración interna.

En sus extremos se han instalado dos cuernos que recuerdan a los del McLaren de 2005, aunque los actuales son menos prominentes que aquellos. Dichas astas, sujetas al soporte de la cámara on board, representan toda una novedad en la era híbrida.

Da la sensación de haberse ampliado la distancia entre ejes, aunque preserva el grado de inclinación trasera heredado del SF90. También se han renovado los pontones y los bargeboards, aunque dar la sensación de ser idénticos a los anteriores.

 

https://twitter.com/ScuderiaFerrari/status/1227296301458640898

Algo similar sucede con el morro del coche, donde el cono que se sitúa en su eje central se ha recortado y aumentado su inclinación. Por el contrario, los ya de por sí grandes ‘turning vanes’ en la zona inferior de la nariz han crecido aún más de tamaño. En cuanto a la bandeja inferior que tan buenos resultados dio desde el GP de Singapur donde se introdujo, se mantiene para aumentar el downforce y el comportamiento en el paso por curva.

Próximo a la antena encargada de la transmisión de datos se encuentra la salida del S-Duct (conducto S), donde se han instalado unos ‘hombros’ emulando a los de Red Bull, y que anteriormente no existían. Respecto al motor, el director del equipo, Mattia Binotto, ha afirmado que se ha remodelado su eficiencia para reducir en torno a un 15% su consumo de combustible, incrementándose al mismo tiempo su potencia. No obstante, como el propio jefe suizo ha manifestado, los mayores esfuerzos se han orientado en generar la máxima carga aerodinámica.

 

https://twitter.com/ScuderiaFerrari/status/1227329083455033344

Vettel vs Leclerc, ¿nueva guerra civil?

A priori el nuevo comportamiento del SF 1.000 debería favorecer el estilo de conducción del cuestionado jefe de filas, el tetracampeón alemán Sebastian Vettel. Y hablando de pilotos, el germano volverá a tener de compañero a Charles Leclerc. No se puede olvidar la guerra civil que mantuvieron ambos en 2019 por convertirse en el líder del conjunto.

De hecho, la renovación del joven monegasco con Ferrari hasta 2024 ha reforzado su posición en el seno de la formación transalpina. Casi todo lo contrario se podría decir de su vecino de box.

 

https://twitter.com/ScuderiaFerrari/status/1227344116700282881

El teutón todavía no ha ampliado su contrato que finaliza en este curso y ante las dudas de su rendimiento, la estructura de Maranello ha afirmado que no se tomará una decisión al respecto hasta que se hayan disputado varios carreras, en las que pueda observar la evolución deportiva del piloto de Heppenheim, así como su decisión respecto a 2021.

Imágenes: Scuderia Ferrari.

Dejar una opinión