GP de España: Miller gana en el doblete de Ducati ante Bagnaia, nuevo líder

Espectacular e inesperado triunfo de Jack Miller en el GP de España MotoGP, por delante de su compañero Pecco Bagnaia (+1.912s), firmando así un sensacional doblete para Ducati.

Cerrando las plazas del champán ha concluido un destacado Fabio Morbidelli con la Yamaha del Petronas SRT en esta cuarta ronda del calendario. Mucho mérito del italo-brasileño, que con la peor M1 de las cuatro en liza, ha cuajado una notable actuación, tras arrancar segundo. Asimismo, destacada actuación de Takaaki Nakagami. El japonés del LCR ha sido la mejor Honda al acabar cuarto, por delante de Joan Mir (Suzuki).

El gran derrotado de la jornada ha sido Fabio Quartararo. Después de llegar a liderar la carrera, el poleman y gran favorito acabó decimotercero. Incomprensiblemente, ‘El Diablo’ se coció en su propio infierno, al sufrir una súbita pérdida de rendimiento. Al parecer todo se debió a un problema físico en sus brazos, dolencia que le dejó sin fuerza en dichas extremidades superiores.

Desastre completo y golpe moral que le ha obligado a entregar el liderato del Mundial a Bagnaia por dos puntos (66-64). El ’20’ llegaba con dos triunfos consecutivos en las rondas precedentes ( Doha Portugal) y parecía imbatible. Es más, aterrizaba en uno de sus feudos favoritos y donde se llevó los dos triunfos en 2020.

También mala jornada para Maverick Viñales. Tras otra pésima salida, acabó séptimo, misma plaza desde la que partió  Aunque está tercero en la General de Pilotos con 50 puntos, a 16 de Pecco, debe mejorar mucho. Así no puede optar a la corona y su plaza en Yamaha comienza a cuestionarse.

Respecto a Marc Márquez (Repsol-Honda), ha concluido en una meritoria novena posición. Tras sufrir una brutal caída el sábado, ha logrado sobreponerse a los dolores y continuar con su proceso de readaptación a la Categoría Reina.

De este modo, las balas rojas han acabado con la racha de tres triunfos consecutivos de Yamaha iniciada en la ronda inaugural en Catar. Al igual que sucediera en el curso precedente, la lucha por la corona está completamente abierta. Prueba de ello son los cuatro líderes que han ocupado ese puesto de honor en otras tantas rondas durante la campaña.

En definitiva, gran recompensa para el esfuerzo de Miller, quien ha sufrido en este inicio de temporada. De hecho, había sido operado recientemente -antes de Portimao- del síndrome compartimental y todavía está sin recuperarse plenamente.

Miller, líder tras la salida

Al apagarse el semáforo en Jerez, Fabio Quartararo caía de la primera a la cuarta plaza. Por el contrario, Miller saltaba de la tercera posición a la cabeza de la carrera en una gran arrancada. Tras ‘Jackass’, Morbidelli y Bagnaia con Fabio en cuarta posición. Mientras, Aleix Espargaró (Aprilia) cerraba el top 5.

Un poco más abajo, Joan Mir (Suzuki), Takaaki Nakagami (Honda) y Álex Rins (Suzuki) entre los ocho primeros. Una vez más, Maverick Viñales (Yamaha oficial) protagonizaba una mala salida, retrocediendo de la séptima a la novena plaza. Así no puede aspirar al título.

Continuando con las malas noticias para los nuestros, poco después se caída  Alex Márquez. Pésima racha para el ilerdense del LCR Honda, que solo ha finalizado una de las cuatro carreras disputadas. Y el naufragio patrio se completaba con la segunda caída consecutiva de Álex Rins.

Regresando a la cima, Miller abría un hueco de 0,298 décimas respecto a Morbidelli. Consciente de que el australiano podía escaparse, Fabio se lanzaba a por él, escalando a la segunda plaza. Tercero galopaba Morbidelli.

Quartararo, a la caza de Miller

En la tercera vuelta, ‘El Diablo’ superaba a Miller, con ‘Morbydo’ de espectador. Aleix, Bagnaia y Joan Mir, soñaban con el champán. A todas estas, Marc Márquez viajaba en la duodécima plaza, a rebufo de su compañero y probador del Repsol-Honda, Stefan Bradl.

En el quinto paso por meta, Quartararo marcaba su ley y una espectacular vuelta rápida para escaparse de Miller. De hecho, el francés ponía tierra de por medio. Tras ellos, Morbidelli encabezaba un grupo con Aleix, Pecco y él mismo.

Restaban 19 giros para la bandera a cuadros y Quartararo ya disfrutaba de 0.798 respecto a Miller. Y éste a su vez, aventajaba a ‘Morbydo’ en un segundo. Por detrás, Aleix trataba de no perder comba con el trío cabecero. Tras el catalán de Aprilia, Pecco y un combativo Nakagami (LCR Honda).

Fabio y Miller se escapan

Sin duda, la carrera estaba rota con los dos primeros distanciados del resto. ‘El Diablo’ imponía un ritmo demoledor. A golpe de vuelta rápida se fugaba con 1,235 segundos respecto a Miller.

De igual modo, el australiano ya tenía dos segundos respecto a Morbidelli, tercero. Tras el italiano del Petronas SRT, se acercaba su compatriota de Ducati, Pecco. Marc superaba a su compañero Pol para ponerse décimo.

En la zona alta del GP España nada variaba con once giros en juego. ‘El Diablo’ controlaba con una velocidad inalcanzable para Miller. Pero tras ellos, Morbidelli, perdía la tercera plaza superado por su paisano Bagnaia.

Inexplicable hundimiento de Quartararo

Sin embargo, inesperada y súbitamente Fabio perdió la ventaja respecto a Miller. De hecho, ‘Jackass’ le adelantaba con suma facilidad cuando restaban diez giros.

La Yamaha de Fabio debía tener problemas de algún tipo. Solo así se entendía lo sucedido y que Miller le endosara medio segundo en ese mismo giro. Inaudito que le hubiera recuperado esa gran distancia en tan poco tiempo.

Fabio rodaba un segundo más lento que el resto de la zona alta de la prueba. Pero los problemas de Fabio no acababan ahí. La debacle para ‘El Diablo’ fue total. Pecco, Morbidelli, ‘Taka’, Mir, Aleix, Maverick, Zarco y Marc superaban al galo de Yamaha, quien apenas se mantenía ya en el filo del top-10.

Todo esto lo observaba con cierta tranquilidad Miller. El australiano puso rumbo a su segundo triunfo en MotoGP, seguido de cerca en las vueltas finales por su compañero de Ducati, Bagnaia. Morbidelli se adjudicaba la tercera posición, precediendo a Nakagami y Mir.

Imágenes GP de España MotoGP: Ducati.

Dejar una opinión