Stéphane Peterhansel gana su 14º Dakar, 8º en coches

Da igual que Stéphane Peterhansel comenzara a competir a mediados de los ochenta del siglo pasado. Y que ya haya cumplido 55 años. Tampoco le ha afectado tener un copiloto novato (Edouard Boulanger). Ni ha echado de menos en ese puesto a su mujer, con quien soñaba formar pareja deportiva, quizás para despedirse juntos de la prueba.

Obviamente, el nuevo y complejo roadbook electrónico, obstáculo insalvable para otros como Carlos Sainz, ni tan siquiera le ha hecho cosquillas. Nada ni nadie puede con el francés cuando la carrera recupera su esencia original como ha sucedido en esta ocasión.

Para este 2021, el director de la prueba, David Castera, ha diseñado un recorrido que recuperaba las señas de identidad primigenias: navegación, mucha arena y dificultad máxima. Pues biem en ese terreno, el galo ha vuelto a demostrar cuatro años después de su última victoria con Peugeot en 2017, que no tiene rival en estas condiciones.

https://twitter.com/dakar/status/1350012083535024128

Así, el as de Échenoz-la-Méline (MINI Xraid Team) ha vencido en la 43ª edición del Rally Dakar que ha concluido este viernes 15 de enero en Yeda (Arabia Saudí) tras la finalización de la decimosegunda y última etapa de una prueba disputada por segundo año consecutivo en dicho país.

incidiendo con el trigésimo aniversario de su primer triunfo en motos, el galo ha conquistado su decimocuarta estatuilla del tuareg, octava en la categoría de coches, que sumas a las seis que ganó en dos ruedas.

 

 

No hay mejor modo de celebrar esa que continuar ampliando aún más su leyenda.y estadísticas estratosféricas. Lo cierto es que los adjetivos comienzan a quedarse cortos en una de las grandes figuras del Motorsport, auténtico rey del desierto.

Monsieur Dakar se ha impuesto al terminar tercero en la decimosegunda especial que ha ganado su compañero Carlos Sainz. El madrileño y su navegante Lucas Cruz, defendieron su corona de 2020 con mucho pundonor y tres victorias. Pero, ha sido insuficiente amte la falta de adaptación al nuevo roadbook electrónico, su talón de Aquiles.

De hecho,sus reiterados errores de navegación de la dupla española les ha impedido pelear por su cuatro triunfo, concluyendo a más de una hora del vencedor. Entre los dos compañeros de MINI, ambos subidos al John Cooper Works Buggy, se ha interpuesto en la Clasificación General Nasser Al-Attiyah.

El catarí de Toyota ha logrado más triunfos parciales (cinco) que ningún otro competir. Sin embargo, los numerosísimos pinchazos le han hecho perder un tiempo que a la postre le han negado su cuarta corona en el desierto.

‘Peter’, el más sólido y líder desde la etapa 2

Regresando al vencedor, la clave de su nuevo éxito ha residido en su extraordinaria regularidad y escasez de errores. Como afirma una máxima del raid: “El Dakar lo gana el piloto que menos fallos comete”. Y ese suele ser el francés.

Con un ritmo constante y elevado, Peterhansel ha sabido mantenerse en un segundo plano, pero cerca de los favoritos. Así lo demuestra el hecho de que ha terminado en todas las etapas en posiciones de podio, excepto en la novena.

 

Esas actuaciones le han servido para liderar la General desde la segunda especial, posición de la que ya se ha apeado. Después de mostrar una extraordinaria regularidad, Monsieur Dakar ha derrotado a sus dos grandes rivales: su compañero en MINI, el español Carlos Sainz, y el catarí de Toyota, Nasser Al-Attiyah.

Y para ello solo ha necesitado vencer en la novena etapa, porque la experiencia, solidez y estrategia de un competidor nato que interpreta la prueba como nadie, le ha permitido nuevamente imponer su ley.

La suerte de los campeones

Al margen de su rendimiento, la fortuna -de los campeones- necesaria para hacerse con la gloria también ha estado de su parte. El único momento complicado lo vivió en la séptima etapa, primera parte de la Maratón. Sufrió desperfectos en unas barras de las suspensión que a punto estuvo de romperse

Pero al llegar al campamento, Peter y su copiloto pudiera reparar parcialmente la avería. Y al día siguente, se enfrentaron a la segunda parte de la etapa. Milagrosamente, su coche aguantó. De haber sido así, se hubiera despedido de sus opciones de triunfo.

https://twitter.com/dakar/status/1348252106315149312?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1348252106315149312%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.elconfidencial.com%2Fdeportes%2F2021-01-10%2Fal-rahji-carrera-sainz-recortar-peterhansel_2900684%2F

Un ‘zorro’ muy cómodo en el desierto más duro

En la edición que la prueba ha recuperado su dureza de antaño, con mares de dunas y mucho protagonismo de la navegación, ha sacado a relucir su instinto dakariano. Apodado el ‘zorro del desierto‘, ha logrado vencer en 14 de las 32 ediciones que ha disputado desde 1988, año de su debut. Por cierto, en esas tres décadas de competición que arrancaron en el siglo pasado solo faltó a su cita con las dunas en 1994.

 

 

Inauguró su mpresionante palmarés en motos tres años antes, en 1991 y hasta 1998, sumó un total de seis coronas en dos ruedas con Yamaha. Después llegó la gloria en coches. Tres títulos seguidos con Mitsubishi (2004-2007), dos con MINI (2012, 2013) y otro par más con Peugeot (2016 y 2017), al que le ha sumado un tercero con la firma alemana. Tras comprobar esta hoja de servicios, resulta indudable que se trata del más grande de la historia en la especialidad de los rally raids.

 

Imágenes de Stéphane Peterhansel: Xraid Team.

Dejar una opinión